dissabte, 8 d’octubre de 2016

Crònica d’Antonio Zúñiga sobre la participació de Carretera 45 a FiraTàrrega 2016

carretera 45002_b

Fira Tarrega 2016, será inolvidable. Una experiencia que dejó huellas muy hondas en nuestras vidas. En nuestros cuerpos y en nuestras miradas. Participamos de algo que en estos tiempos se antoja único, pero que ha sido siempre el principal ingrediente del teatro, del encuentro entre personas que hacen comunidad. Un intercambio inusitado, entre lo viejo y conocido pero ahora olvidado y lo único real como esencial en el teatro: El abrazo de los desconocidos. El trabajo constante, en comunidad, en armonía de fiesta y en solidaridad humana, fue lo que marcó la participación de Carretera 45. De ahora en adelante, eso forma parte de nuestros enseres de viaje para utilizar en nuestros siguientes trabajos escénicos. En Fira 2016, convivieron muchas miradas entre seres humanos primero lejanos, que terminaron como amigos. Estrecharon vínculos y crearon arte popular. Arte del pueblo que nace del pueblo, sin demagogias. Un arte que nos sacó del interior para llevarnos a la calle y proyectarnos hasta donde antes no habíamos llegado. Miradas coincidentes que se proyectaron juntas. Reconstruyendo nuestras prácticas escénicas, para desde lo ya conocido, saltar a la sorpresa de lo nuevo por vital, por necesario. La calle, nos abrió abriéndose ella. Todo fue posible, a través de un instrumento sencillo, artesanal, muy elemental y básico. Una mecánica que apeló, sin duda, a lo más valioso: La participación de la gente. Todo se pudo hacer gracias al trabajo comprometido de todos. Desde los equipos creativos y producción, hasta la población y sobre todo el público, esos transeúntes a veces desconocidos que son testigos que pasan y se quedan. De los que todavía resuenan en la calle, no solo con la trompeta y el clarinete, o el azar que da el malabar del payaso, sino con la palabra, y la ficción en el cuerpo del actor de calle. Ese fue el reto maravilloso y estamos todos muy orgullosos del resultado. Fuimos a jugar para abrazar y lo logramos. Fuimos a hacer teatro de calle y salimos a la calle. Fira, nos abrió al mundo, nos abrió la puerta de su casa y su casa, se volvió nuestra casa. En Tarrega, nos conocimos más como grupo de teatro y pudimos conocer a otros seres humanos; algo que en estos tiempos se antoja una verdadera hazaña, un acto de heroísmo. En Tarrega, finalmente, hicimos barrio.
PUBLICAT PER http://www.firatarrega.cat/

ara son les ...

Total de visualitzacions de pàgina: