dilluns, 19 de juny de 2017

‘Carmen’ a través de la mirada de un niño



Del 15 al 25 de junio 2017
En: Madrid, Teatros del Canal

La trágica historia de 'Carmen', coreografiada por Johan Inger, resucita en Teatros del Canal (Madrid), que acoge a la Compañía Nacional de Danza hasta el 25 de junio. Estrenado en 2015 en el Teatro de la Zarzuela (Madrid), este ballet en dos actos cuenta con la dramaturgia de Gregor Acuña-Pohl, la música de Rodion Shchedrin y Georges Bizet, interpretada por la Orquesta Sinfónica Verum bajo la batuta de Manuel Coves, y la escenografía de Curt Allen Wilmer.

Carmen cdn2Cuando Johan Inger recibió el encargo de la CND de montar una nueva versión de Carmen, siendo él sueco y ésta una obra con un marcado carácter español, se encontró ante un enorme reto pero también una gran oportunidad. Su aproximación a este mito universal tendría que aportar algo nuevo. Para ello, Inger decidió centrarse en el tema de la violencia, aproximándose a ella a través de una mirada pura y no contaminada: la de un niño.

Partiendo de este enfoque crea un personaje que propicia que seamos testigos de todo lo que pasa, a través de sus ojos inocentes, a la vez que contemplamos su propia transformación. “Hay en este personaje un cierto misterio, podría ser un niño cualquiera, podría ser el Don José de niño, podría ser la joven Michaela, o el hijo nonato de Carmen y José. Incluso podríamos ser nosotros, con nuestra primitiva bondad herida por una experiencia con la violencia que, aunque breve, hubiera influido negativamente en nuestras vidas”, en palabras del coreógrafo.

Sobriedad y sencillez
Las pautas marcadas por Inger fueron la sobriedad, atemporalidad, contemporaneidad y un sutil acercamiento a la década de los 60, todo ello visto desde la simbología y la metáfora. El espacio escénico está definido por la sencillez y rotundidad de las formas. Se busca la asociación de atmósferas mediante la reinterpretación de la novela original, evitándose cualquier tipo de estética costumbrista. Sevilla es un lugar cualquiera, la fábrica de tabacos es cualquier industria y los montes de Ronda representan un estado de ánimo al límite, que traducido al espacio se refleja como suburbios, ámbitos oscuros, escondidos o inseguros.

Para crear estas atmósferas se han utilizado tres materiales, el hormigón, el espejo y un onduline negro, y surge de una forma, el triángulo equilátero que representa de manera instintiva y por asociación al universo de la obra. Tres es el número que rompe la baraja, tres el que provoca los celos, tres el que finalmente desemboca en la violencia. La escenografía se sintetiza en nueve prismas móviles con tres caras diferentes cada uno, conducidos por los bailarines a través de la coreografía, y con los que se van articulando los diferentes espacios.

De martes a sábado a las 20.00 h. / Domingo a las 19.00 h.

Publicat per

ara son les ...

Total de visualitzacions de pàgina: