dimecres, 14 de juny de 2017

Detrás de la palabra SUEÑO...

Jan Neumann (Múnich 1975), es desde la temporada 2013/14 el director artístico del Teatro Nacional Alemán de Weimar DNT, donde dirigió, entre otros montajes esta aclamada versión de "El sueño de una noche de verano" de Shakespeare (2016) que se estrenará en España en el Festival, espectáculo sobre el que tenemos la suerte de hablar con él: 

Después de poner en escena Rey Lear en 2008, ¿qué ha cambiado en tu mirada hacia Shakespeare para ir a una comedia? 
Increíblemente muy poco. Como entonces me apasionan sus personajes, las situaciones en las cuales les hace intervenir, el humor con que lo hace, la sabiduría, el pragmatismo y la potencia de su lenguaje y de su imaginario. Y sobre todo su carácter misterioso que proviniendo de un gran genio del humor y de la palabra como Shakespeare, no se limita a describir un imaginario sino a reinventar uno propio que llega hasta nuestros días.
Elegimos esta comedia para la reapertura de la Redoute, el nuevo espacio escénico del Teatro Nacional de Weimar, y no cualquier comedia ya que citando Sueño de una noche de verano, el espacio se encuentra "fuera de la ciudad," unos diez minutos a pie desde la estación de Weimar.


¿Qué se esconden detrás de la palabra sueño en tu puesta en escena? 
En principio creo que ha sido ya muy difícil plasmar sobre un escenario el Amor y, a continuación, los elfos y una reina de las hadas, un Oberón enojado, “la representación de la luna" o la figura de Puck que trasciende el mito y lo folclórico. El juego teatral no se diferencia mucho del sueño o de los sueños: el actor decide irse a otro mundo irreal y se enfrenta cada noche de manera distinta al juego de interpretar. A la vez, el espectador se olvida de su realidad y puede sumergirse en los sueños.

El teatro es un sueño colectivo, probablemente el último lugar donde uno puede dejar de lado su teléfono móvil y no ser interrumpido cada tres minutos por un irritante mensaje comercial. Así que detrás de la palabra sueño se oculta para mí claramente la palabra teatro.
¿Y detrás de la palabra teatro?, ¿qué puede pasar en una sesión de trabajo de mesa con actores? 
 
Se supone que esta obra haya sido encargada a Shakespeare y a su compañía para las bodas de un Duque. Así que probablemente también la primera vez que se representó fue durante un casamiento en el cual los invitados y el Duque asistieron a una obra, encargada por él, en la cual un duque encarga una obra para su boda, que será representada en su presencia… Es sorprendente cómo Shakespeare con las escenas de los artesanos puede hacer posible que los actores profesionales o directores del siglo XXI nos sentamos reconocidos en esta sátira del proceso de ensayos. Y, ¿qué sucedió con nuestros actores durante los ensayos? Igual que con los artesanos. Un día cualquiera un cierto Puck apareció en un ensayo, y lo embrujó todo. Eso ocurrió de verdad, lo he visto con mis propios ojos.
¿Cómo has conseguido aunar tantas formas de humor en tu puesta en escena? 
 
En cada montaje se juntan muchas personas muy diferentes en una gran cantidad de funciones distintas, y por lo tanto también se encuentran diversas formas de humor, técnicas actorales y formas de pensar: y sobre todo la fantasía.
Me parece muy clara la comparación del trabajo del director de teatro con el del director de orquesta: El director de orquesta compone, organiza y arregla una variedad de voces e instrumentos para crear un desarrollo armonioso, o discordantes, si pensamos en la música dodecafónica. Pero lo fundamental es el conjunto. Si se logra seducir a todos los componentes de arriba a abajo, en frente y detrás del escenario, el director ha hecho su trabajo.

¿Qué papel o papeles desempeña la música? 

En Shakespeare las hadas cantan a Titania mientras duerme como si cada día los elfos cantaran a una reina de las hadas para dormirse. Me imagino a los elfos como seres frágiles y tiernos pero, al mismo tiempo, sórdidos.
Desde el primer ensayo pedimos a los actores tomar un instrumento y tocar algo de manera delicada, inédita, improvisada y también algo sucia.Tenía mucha curiosidad por ver cómo se imaginaban musicalmente a un duende delicado y sórdido al mismo tiempo y, que a su vez, produjera algo armónico con el resto de los actores. El mundo de los elfos en la obra es la parte de una armonía que ha sido perturbada. Así que todos trataron de ser delicado con un toque sucio.
Al principio del proceso de ensayos Nahuel Häfliger me había sugerido que se podía hacer un popurrí de las mejores canciones de amor de la última década. No sabía todavía en qué momento lo íbamos a utilizar pero la propuesta era demasiado tentadora. Los tres compañeros estaban ensayando autónomamente formando una banda llamada "Los tres enamorados". Cuando más tarde estábamos ensayando el cuarto acto y no conseguíamos avanzar del todo, surgió la idea de tocar ahí el popurrí musical para contar el despertar de la pareja de enamorados tras sus sueños/pesadillas, la vuelta al mundo conocido y el aburguesamiento de una pareja antes de las limitaciones de la sociedad impuestas por la institución del matrimonio.
La cultura pop del popurrí de baladas es el síntoma del desencanto definitivo frente a nuestro mundo que es también encantado. La música pop conecta con los espectadores de todas las edades con sus amores, sus recuerdos, y su proprio “sueño de una noche de verano”. Todo el público lo va a disfrutrar. 
Twitter
Facebook
Website
YouTube
Instagram

ara son les ...

Total de visualitzacions de pàgina: