divendres, 30 de juny de 2017

La nueva "Paraules encadenades" transcurrirá en un teatro abandonado



La obra "Paraules encadenades", uno de los primeros textos de Jordi Galceran, un thriller psicológico estrenado en 1998, regresa a Barcelona, dirigido por Sergi Belbel y con Mima Riera y David Bagés de protagonistas, transcurriendo la acción en un teatro abandonado, en vez de un sótano como entonces.

Este es el único cambio que el tándem Galceran-Belbel, que anteriormente han trabajado en piezas tan exitosas como "El método Gronholm" o "El Crédito", se han permitido, puesto que no han tocado "ni una coma" de la historia, ni la han llevado a la actualidad, sino que sigue anclada en los años noventa.

En el marco del festival Grec 2017, la sala Villarroel será el escenario de las funciones, entre el 4 de julio y el 6 de agosto, de una pieza de terror psicológico, con muchos giros y sorpresas, en la que un psicópata secuestra a una mujer, su última víctima, una enfermera a la que plantea un juego de palabras encadenadas.

Mediante este juego, ambos personajes, Ramon y Laura, descubrirán quiénes son y acabarán explicando su verdadera peripecia vital.

Belbel ha reconocido que no podía negarse a dirigir este montaje, aunque tenía todavía muy presente la primera versión, dirigida por Tamsin Towsend y con Emma Vilarasau y Jordi Boixaderas como protagonistas, y tuvo que "superar un pequeño trauma", ha bromeado.

Sin embargo, así que empezaron los ensayos con Riera y Bagés, que ya habían trabajado juntos con buena química en "El Test, se dio cuenta de que todo iría bien en una producción, que ha calificado de sencilla, en la que "los dos intérpretes lo han puesto todo muy fácil, tomándose los ensayos con una pasión y un arte que han convertido este trabajo en un disfrute".

A dos bandas y durante hora y media, cree que el espectador vivirá un tiempo "eléctrico, angustiante, teatral, con un actor y una actriz que lo dan todo, llegando al público incluso el perfume del desodorante que se pone ella".

Galceran, que ha visto esta obra representarse por todo el mundo y también en la gran pantalla de la mano de Laura Mañà, ha rememorado que es muy aficionado al celuloide y pensó hace más de veinte años que en el teatro no eran habituales las obras de terror psicológico y se puso en la tarea.

De este planteamiento nació la obra en 1995 y ha sostenido que ahora Belbel "ha entendido muy bien que se trata de un gran juego cruel", a la vez que ha apuntado que de todas sus obras ésta es una de las que más depende del trabajo de los actores. "Hecha con un reparto equivocado, convierte el texto en malo", ha llegado a aseverar.

Sin embargo, está tranquilo ante "las dos bestias" que toman ahora La Villarroel y que contribuirán a transmitir uno de los mensajes que subyacen de la obra: "la ficción nos ayuda a entender nuestras propias vidas".

El actor David Bagés, que no vio la versión de 1998, ha desvelado que le hace especial ilusión entrar en la piel de este psicópata porque tenía tres proyectos para representar, pero "acabaron cayendo y tenía delante un futuro muy negro".

De repente, llegó esta oferta, que ve como un reto, con un "texto que corre, que está muy bien escrito y con una compañera con la que nos entendemos muy bien, en una obra con muchos matices".

Por su parte, una emocionada Mima Riera ha señalado que se trata de un proyecto "muy honesto" en el que se dejan la piel cada día, porque los dos personajes protagonistas "pasan por lugares inimaginables, en un viaje muy bestia", en el que no se obvia el peligro de la pasión humana, el engaño o la traición.

Publicat per

ara son les ...

Total de visualitzacions de pàgina: